La experiencia de probar un túnel de viento en Madrid Fly

Si deseas volar sin la necesidad de ponerte o un paracaídas y menos tener que saltar desde un avión, en el túnel de viento de Madrid Fly puedes hacerlo. Esta innovadora experiencia literalmente te trae el cielo a la tierra y es idónea para aquellos que nunca han experimentado el salto en paracaídas o simplemente deseen una aventura sin tener que saltar de un avión. 

Qué es un túnel de viento

Consiste en una cámara de vuelo donde se propulsa el aire. Esto permite volar en su interior. Se realiza en un entorno seguro y siempre bajo la supervisión de instructores calificados. En los túneles de viento los paracaidistas entrenan las acrobacias que suelen hacer en las caídas libres. 

El túnel de viento Madrid Fly es el mayor de toda Europa. Se encuentra en Las Rozas y  la potencia de sus ventiladores gigantes mueven el aire a una velocidad entre 180 y 300 km/h. te ofrece la experiencia de sentir sensaciones muy similares a las que se desarrollan al saltar con paracaídas. Es volar sin riesgos y sin la necesidad de saltar de un avión. 

Más de 19.000 mil personas visitan al año esta importante atracción, en la que buscan experimentar la sensación de una caída libre. Es un cilindro vertical de cuatro a seis metros de anchura y con una altura de casi 20 metros, donde la velocidad del viento permite que las personas floten y vuelen, disfrutando de la sensación que esto genera.  

Cómo es el proceso 

En sólo pocos minutos de preparación y con la supervisión constante de los instructores de vuelo, estarás listo para aprender y disfrutar de la experiencia.  El procedimiento es totalmente seguro, siempre será supervisado por instructores debidamente calificados y certificados. Permite que la experiencia pueda ser disfrutada por personas a partir de los cinco años de edad. 

Si eres nuevo, debes prepararte a disfrutar de la experiencia y pasarla bien; los instructores te explicarán el proceso paso a paso y así se hará más fácil el procedimiento.  Lo primero es colocarse la indumentaria y equipos necesarios, mono, gafas y casco. Luego vendrá el proceso de una pequeña clase teórica, que generalmente dura entre 20 a 30 minutos. 

Luego de la clase teórica, tendrás un breve descanso para pasar a vivir la maravillosa experiencia en la cámara de vuelo. Es importante contar con los equipos proporcionados por el instructor y tener en cuenta que la sensación que vivirás será más inigualable si te relajas y te dejas llevar por el momento.

El instructor te explicará que posturas debes adoptar. Entre los equipos que te facilitó estará un mono provisto de asideros en la zona de los hombros y las piernas, facilitando esto que el instructor te sostenga manteniendo el control de tu postura y tu seguridad. De acuerdo a  tus habilidades la velocidad del viento será regulada para así realizar distintos movimientos. 

Cada salto tiene una duración de dos minutos y medio aproximadamente. Cuando hayas culminado todas tus sesiones de vuelo, el instructor te guiará hasta el vestuario para dejar los equipos usados. Posteriormente puedes revivir la fantástica experiencia observando tus fotos y video. De seguro querrás repetirla nuevamente. 

Observaciones necesarias 

  • Se firma un consentimiento o waiver antes de volar.
  • Si anteriormente has tenido una dislocación de hombro, problemas de espalda o cuello, es necesario que consultes primero con la empresa para ver si es conveniente que vueles. 
  • Las mujeres embarazadas deben consultar primero con su médico.  
  • En Madrid Fly las personas que hacen uso de silla de ruedas o que tienen problemas físicos tales como amputaciones y paraplejías, también pueden volar, ya que los instructores tienen capacitación específica para atender a personas con estas características.  

Instalaciones para disfrutar el momento 

Si tienes que esperar para entrar al túnel, ese momento sin duda no será para nada aburrido, ya que en el espacio encuentras el “Bar Fly”, un restaurante – cafetería, con ambiente perfecto para tomarse un café, disfrutar de un cóctel y ver a los demás practicar el vuelo indoor. También cuenta el espacio con una terraza que ofrece una vista espectacular del túnel acristalado y los más pequeños pueden disfrutar y lanzarse sobre los grandes cojines esparcidos en el lugar o bien pueden hacerse fotos en un photobooth temático, que es de gran agrado para los más pequeños.