Cómo es el rocódromo de Las Rozas, el más grande de España

Convertidos en instalaciones deportivas de vanguardia, versátiles y muy funcionales, los rocódromos son instalaciones con mucha afluencia hoy día. Cualquier persona, amante de la escalada, sea principiante o experto, hacen uso de ellos y los han convertido en su lugar habitual para estar en forma. 

Actualmente la escalada indoor es una disciplina que atrae a muchas personas, todas en busca de un deporte nuevo, o practicar la tradicional escalada en otros espacios. Es divertido, seguro y muy social, además puede ser practicado por diferentes grupos, indistintamente de su edad. 

En el municipio madrileño de Las Rozas, se ha inaugurado el centro de escalada más grande de España y una referencia al hablar de rocódromos en Europa. El Sputnik Climbing, rocódromo abierto en el polígono comercial Európolis de Las Rozas, es una moderna e impactante instalación que cuenta con más de 4.500 metros cuadrados de extensión y llega a los 20 metros de altura en su punto más alto. 

Referente de la tecnificación 

En sus más de 4.500 metros cuadrados posee más de 150 vías que van desde los 8 a los 20 metros de altura. Con formas y estilos de todo tipo, desde techos, diedro, muros tumbados y verticales, vías con dificultades desde el IV al noveno grado y desplomes y fisuras. 

Modernos vestuarios, aulas multidisciplinarias, zona fitness, una cantina con interesante oferta gastronómica, espacios para el confort y disfrute de toda la familia, más todas las ventajas de un referente en cuanto a tecnología hacen de este centro un lugar único. 

Todo para la práctica de la escalada 

En la moderna instalación se cuenta con una sala de Boulder de 850 metros cuadrados, una zona para entrenamiento específico y otra para entrenamiento fitness. También posee muros de velocidad como los de los Juegos Olímpicos y un muro al aire libre con 36 vías y 12 autoseguros.  

La sala interior del rocódromo posee 160 vías para escalar con cuerda, un muro de velocidad, 33 aseguradores para escalar sin tener a alguien asegurado. Cada uno de sus espacios cuenta con profesionales expertos en el área para ayudar a quienes se inician en esta disciplina.  

El objetivo de este centro, además de un punto de encuentro, es que equipos de competición o alto rendimiento puedan entrenar en él. Se consiguen en sus espacios para entrenar las tres disciplinas olímpicas, velocidad, Boulder y escalada de dificultad. 

Se cuenta con un equipo multidisciplinario, donde diversos profesionales dedicados al rendimiento deportivo trabajan en lo psicológico, fisioterapéutico, entrenamiento a nivel nacional. Se dedican a investigar, para estar al día con las innovaciones en este exigente deporte.  

Tiene zonas de hostelería, espacios como gimnasio, aulas de yoga, pilates, zonas comunes para todos los visitantes. Las instalaciones son idóneas para tomar fotografías y tenerlas de recuerdo. La modernidad es común en cada uno de los espacios. 

De igual forma es ideal para ir en familia o grupos de amigos. Si buscas mantenerte en un excelente estado de forma, escalar es una buena opción. Pero siempre es necesario tener en cuenta aplicar las técnicas y enseñanzas dadas por los especialistas. 

Área infantil 

El rocódromo de Las Rozas cuenta con una zona infantil, en ella los niños pueden aprender las técnicas de este deporte de riesgo, así como disfrutar de las bondades que ofrece. Sus amplios espacios son el deleite para la acuciosa observación de los más pequeños. El colorido amplio también fascina a los niños. 

Hay una escuela infantil que se llama “crecer escalando”, donde se puede disponer de un área de casi 600 metros que están destinados a espacios para todas las edades. Puede ser disfrutado por toda la familia, incluyendo los más pequeños. 

Deporte de superación

La escalada es un deporte que aunque forme parte de una competición, quien lo práctica compite consigo mismo. Cada uno tiene un reto en el mismo sitio y superarse siempre es la meta. Es un deporte con un amplio componente social. 

En el rocódromo de Las Rozas, observas a atletas de élite en el deporte, pero también a personas que están empezando. Eso sí, la empresa busca transmitir conductas respetuosas hacia el medio ambiente. Es común que quien vaya al rocódromo siempre termina saliendo a la montaña.